reserva de biósfera oxapampa ashaninka yanesha (BIOAY)

En el año 2010, la provincia de Oxapampa ha sido reconocida como una Reserva de Biósfera por parte de la UNESCO, esta denominación se da a las zonas o regiones en donde se combinen áreas naturales protegidas con poblaciones que busquen un equilibrio entre el desarrollo y la conservación. En estas se fomentan soluciones para conciliar la conservación de la biodiversidad con su uso sostenible, el desarrollo económico, la investigación y la educación.

La Reserva ocupa un territorio de 1 millón 800 mil hectáreas que comprenden dentro de su extensión al Parque Nacional Yanachaga Chemillén, las Reservas Comunales de Yánesha y El Sira, así como el Bosque de Protección de San Matías  San Carlos.

Esta Reserva de Biosfera constituye en punto muy importante de conservación por la presencia de culturas indígenas, cultivos sostenibles y áreas naturales protegidas.  La notable gradiente altitudinal, sumada a su variedad climática genera una alta variedad de formaciones ecológicas en un espacio geográfico relativamente pequeño, con una consecuente alta diversidad biológica. Posee ambientes acuáticos en interrelación con el bosque que permiten una fauna muy variada, conservando bosques inalterados y albergando endemismos de interés nacional.

Además de conservar la naturaleza, las Reservas Comunales de Yánesha y El Sira tienen como su objetivo principal garantizar el aprovechamiento sostenible de los recursos silvestres para las comunidades nativas, cuya población pertenece a los grupos étnicos Asháninka, Asheninka, Llaneza y Shipibo-Conibo, disminuyendo la presión externa al interior de su territorio titulado, asegurando su participación en la conservación y propiciando la mejora de sus condiciones de vida. Las Reservas Comunales trabajan en conjunto con el Parque Nacional Yanachaga Chemillén y el Bosque de Protección de San Matías  San Carlos en constituir un biocorredor de áreas naturales protegidas que sostiene a la comunidad local de la generación actual y las futuras.

La provincia de Oxapampa presenta una gran extensión de su superficie comprometida con la conservación de sus espacios naturales y de su cultura. Así, Oxapampa cuenta con cuatro Áreas Naturales Protegidas por el Estado: El Parque Nacional Yanachaga chemillen, el Bosque de Protección San Matias San Carlos, La Reserva Comunal Yanesha y Reserva Comunal El Sira; también cuenta con el Área de Conservación Municipal Bosque de Shollet, y tres Áreas de Conservación Privada. Además, a la fecha hay varias iniciativas en camino para la creación de una Área de Conservación Regional y nuevas Áreas de Conservación Privada.

PARQUE NACIONAL YANACHAGA CHEMILLEN 

Diplostephium oxapampanum

Diplostephium oxapampanum

Rupicola peruvianus

Mazama americana

EL Parque Nacional Yanachaga Chemillen es una de las Áreas Naturales protegidas (ANP) que se encuentran en la provincia de Oxapampa con la categoría más alta del Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SINANPE). Fue establecida el 29 de Agosto de 1986 con el objetivo de conservar las partes altas de las cuencas de los afluentes de los ríos PalcazúHuancabamba y Pozuzo, y las áreas naturales utilizadas ancestralmente por parte de las comunidades nativas Yáneshas o amueshas asentadas en la región.

Está comprendido por extensos bosques tropicales húmedos que abarcan una cadena montañosa aislada denominada la Cordillera Yanachaga. En su interior alberga una gran diversidad de flora y fauna, muchas de ellas endémicas. Los científicos que han tratado de explicar la ingente riqueza biológica que esconden estas montañas han planteado la teoría de los Refugios del Pleistoceno, este fue un período geológico en la que se dieron cambios climáticos con descensos drásticos de la temperatura sobre la tierra, lo que se conocían como las glaciaciones.

 

Cuando las temperaturas subieron nuevamente y los bosques recuperaron su conectividad, especies que antes eran una misma, ya se habían diferenciado y por ende no podían reproducirse, son estas las especies que conocemos ahora como endémicas y tienen áreas de distribución geográfica pequeñas.

Las glaciaciones se repitieron muchas veces sobre el periodo del pleistoceno, es así como estos Refugios se convirtieron en centros de endemismo o en otras palabras “fábricas de nuevas especies”, es por ello su gran importancia a nivel biológico, puesto que se cree que de producirse un nuevo fenómeno climático, estas áreas deben mantenerse intactas para albergar nuevamente a muchas especies.

En Oxapampa es una de las áreas naturales protegidas más importantes y parte de los destinos a visitar en el congreso de ornitología. 

Lagothrix lagotricha

Coendou sp.

BOSQUE DE PROTECCIÓN SAN MATIAS - SAN CARLOS

El Bosque de Protección de San Matías – San Carlos (BPSMSC) está ubicado en los distritos de Palcazú, Puerto Bermúdez y Villa Rica en la provincia de Oxapampa, en el departamento de Pasco. Tiene una extensión de 145,818 hectáreas y un rango altitudinal que va desde los 300 hasta los 2,250 m.s.n.m. Esta importante área natural protegida resguarda la cuenca alta de los ríos Pichis y Palcazu ubicada en la cordillera San Matias y San Carlos.

El BPSMSC promueve además el mantenimiento y desarrollo de los valores culturales de las comunidades nativas Ashaninkas y Yaneshas. En él se puede apreciar ambientes acuáticos de espectacular belleza que generan una interrelación con el bosque para servir de hábitat a una fauna y flora muy variada.

En su interior se protegen bosques inalterados que albergan una alta cuota de especies biológicas endémicas de interés nacional. Del mismo modo, sus diferentes pisos presentan una impresionante vegetación que varía desde el bosque alto exuberante hasta el bosque tupido sobre los 2,000 m.s.n.m. con abundantes helechos, bromelias, líquenes, musgos, epifitas, orquídeas y ericáceas.

Visitar este espacio protegido es una aventura única pues permite adentrarse en lugares donde la naturaleza funciona tal cual como lo viene haciendo desde innumerables años, es decir sin perturbaciones. Entender estas dinámicas nos hace valorar las áreas naturales protegidas para entender la importancia que tienen en nuestro desarrollo.

RESERVA COMUNAL YANESHA

La Reserva Comunal Yanesha (RCY) está ubicada en el distrito de Palcazu, en la provincia de Oxapampa, en el departamento de Pasco. Su extensión es de 34,744.7 hectáreas. Su principal objetivo es garantizar el aprovisionamiento de los recursos silvestres para las comunidades nativas Yanesha mediante la disminución de la presión externa a sus territorios. También busca asegurar la participación de los nativos en la conservación para propiciar mejoras en sus condiciones de vida.

Otro de los objetivos de la RCY es proteger las nacientes de los ríos y quebradas tributarias de la margen izquierda del río Palcazu y servir como zona de amortiguamiento del Parque Nacional Yanachaga Chemillén. La RCY está considerada como una zona prioritaria para la conservación de la diversidad biológica del Perú y, junto al mencionado Parque Nacional, al Bosque de Protección San Matías - San Carlos y a la Reserva Comunal El Sira, integra una zona propuesta para conformar la Reserva de Biosfera de Oxapampa.

La RCY fue la primera reserva de su tipo establecida en el país (en el año 1988) y se encuentra al este y contigua al Parque Nacional Yanachaga Chemillén compartiendo gran parte de sus valores naturales.

La RCY fue establecida para la conservación de la fauna silvestre en beneficio exclusivo de las diez comunidades nativas aledañas: San Pedro de Pichanaz, Santa Rosa de Pichanaz, Loma Linda Laguna, Shiringamazú, Alto Iscozacín, Siete de Junio, Nueva Esperanza, Alto Lagarto, Santa Rosa de Chuchurras y Buenos Aires

RESERVA COMUNAL EL SIRA

La Reserva Comunal El Sira (RCES) se ubica en la zona centro-oriental del Perú, sobre el ámbito de la Cordillera El Sira, influenciada por las cuencas de los ríos Ucayali, Pachitea y Pichis. Políticamente ocupa territorios de los departamentos de Pasco, Huánuco y Ucayali y protege el ecosistema de la cordillera El Sira, único en su género. Es una cadena montañosa muy escarpada, de unos 2,500 metros de altura y cubierta por bosque tropical. La extensión de la RCES es de 616,413.41 hectáreas.

El objetivo de la reserva comunal es la conservación de la diversidad biológica del área y el beneficio de las comunidades nativas pertenecientes a los grupos étnicos Asháninkas, Yánesha y Shipibo-Conibo, ubicados en la zona de influencia. Su presencia y conservación permite además la regulación del clima, la protección de cuencas, así como la captación de agua para uso humano.

La RCES presenta grandes extensiones de bosque primario no perturbado, albergando una complejidad de ecosistemas debido a su variación en altitud. Por su ubicación geográfica, la reserva comunal es rica botánicamente con alta diversidad de especies, alto número de endemismos y presencia significativa de diversos tipos de vegetación.

El área es prácticamente inaccesible para los que no son lugareños debido al laberinto de colinas escarpadas y quebradas encañonadas que alimentan al río Ucayali. Dichos territorios son tierras ancestrales de los nativos de la etnia Asháninka, quienes aún cazan en las colinas. Los lagos en El Sira son considerados lugares de respeto por los pobladores indígenas, pues estos los consideran las entradas hacia el mundo interior. Todo este conjunto de características convierten a la RCES en un lugar prioritario para la conservación.

La RCES está ubicada geográficamente alrededor de otras importantes áreas naturales protegidas como el Parque Nacional Yanachaga-Chemillén, el Bosque de Protección San Matías - San Carlos, la Reserva Comunal Yanesha y el Bosque de Protección Pui Pui, conformando una importante porción de territorio protegido en la selva central del Perú

© 2019 Unión de Ornitólogos del Perú. Correo: congresoperuanodeornitologia@gmail.com

Elaborado por Jackelyn Madge, Eduardo de la Cadena, Jorge Tiravanti, Lorena Erbure.